El pecho es una de las zonas más sensuales del cuerpo de una mujer y tenerlo algo caído puede llegar a acomplejarnos, hacernos sentir más inseguras y bajar nuestra autoestima. Una solución inmediata es usar la ropa interior adecuada y aunque no existe un tipo de sujetador para pecho caído, sí que un buen sujetador en la talla adecuada nos dará un soporte, disimulará este pequeño problema y reducirá los efectos de la gravedad que todas sufrimos en mayor o menor medida.

 

¿Por qué se nos cae el pecho?

 

Hay cuatro causas principales para la pérdida de firmeza de los pechos aunque cada cuerpo es un mundo y además cada mujer lo cuida a su manera así que siempre habrá atenuantes y acelerantes:

 

  • El embarazo y lactancia: Durante el embarazo los pechos aumentan de tamaño y la piel se estira y se vuelve más sensible. Después, durante la lactancia los senos sufren cambios de volumen con las subidas y bajadas de la leche por lo que es habitual que pasado el tiempo suframos una pérdida evidente de firmeza.
  • La genética: Hay mujeres con una piel menos firme y con mayor predisposición a tener el pecho caído, problema que ya es evidente en chicas jóvenes.
  • Las subidas y bajadas bruscas de peso: Nuestra piel sufre mucho, pierde firmeza y elasticidad al adelgazar y engordar de forma frecuente, también afecta a la grasa de los senos y entre una cosa y otra acaba por causar la caída del pecho.
  • La edad: Esta pérdida de elasticidad y firmeza de la piel también la causa el envejecimiento de las células por lo que es normal que el pecho se vaya cayendo progresivamente.

 

Consejos para elegir el mejor sujetador para pecho caído

 

Saber que sujetador usar para pecho caído nos ayudará a disimular este problemilla, pero olvídate de los sujetadores baratos porque no ofrecen un buen soporte. Es mejor invertir en un modelo de calidad que tenga los refuerzos y apoyos que necesitas. Para saber si un sujetador te ofrece el soporte que necesitas, mira tú perfil en el espejo y si el pezón está a medio camino entre el hombro y el codo entonces usas el sujetador adecuado, en cambio si tus chicas se dirigen hacia abajo el sujetador no está haciendo bien su trabajo. Así que para sacarle el mejor partido a tu escote sin ningún complejo, te recomendamos:

 

  • En primer lugar, asegúrate de estar usando la talla adecuada. Evita los modelos que te van pequeños porque aplastan tu pecho, van a acentuar aún más la flacidez de la piel y además puede causarte dolores y molestias. Si no tienes claro que talla necesitas, consulta el post sobre Cómo saber la talla de sujetador y la copa correcta.

 

  • Presta atención a los tirantes del sujetador: si están demasiado largos el sujetador no realiza correctamente su función y si por el contrario los pones demasiado cortos, el sujetador será incómodo y te subirá el pecho de forma poco natural, aparte de que te arriesgas a que con el paso de las horas el tirante estire tanto que el pecho se salga por debajo del aro, algo que no solo es incómodo sino que es malo para el tejido mamario.

 

  • Si tienes el pecho grande, opta por sujetadores con refuerzo lateral. Esta pieza que está en el borde exterior de la copa y que llega hasta el tirante recoge el pecho y lo levanta como el sujetador de Rosa Faia Grazia 5639 cuyas firmes copas están divididas en 4 partes que sostienen, levantan y centran el pecho, va desde la copa F hasta la copa J. Otro sujetador perfecto levantar los pechos más grandes es el sujetador de Elomi Cate EL4030 porque además de tener las copas divididas en 4 partes también tiene ballenas que le dan aún más estabilidad. Evita los sujetadores con una sola capa de tela y sin costuras (preformados) porque si tienes el pecho algo caído no te dará el soporte necesario.

 

  • Cuida bien de tus sujetadores. Los sujetadores de buena calidad pueden durar años si tienen la rotación necesaria y pueden descansar: no los tienes que llevar el sujetador puesto todo el día y tampoco usar el mismo sujetador dos días seguidos porque su tejido necesita descansar para recuperar su elasticidad y no ceder antes de tiempo. Un sujetador de calidad que se usa muy a menudo tendrá una vida útil de 6 a 9 meses, entonces ya empezaras a notar que la espalda no sujeta bien, que los pechos miran más hacia debajo de lo que deberían, te puede molestar la espalda y si ya ha cedido bastante, incluso los aros te pueden rozar y hacerte daño.

 

  • Cuida bien de tus pechos: Hay que tener en cuenta que los senos están formados principalmente por grasa y su piel es muy delicada. Haz ejercicios específicos para tonificar y reafirmar el pecho, te ayudará a fortalecer los músculos pectorales, que forman un verdadero sujetador natural. Las duchas de agua fría y los masajes con hielo ayudan a mantener la firmeza de la piel. El aceite de oliva es un gran aliado porque no sólo hidrata sino que sus activos ayudan a regenerar y rejuvenecer la piel. Basta calentar un poco entre las manos y darte un masaje con movimientos circulares ascendentes durante 10 minutos. Tu piel te lo agradecerá!

 

Es importante dedicar tiempo a la elección de un sujetador adecuado para tu tipo de pecho. Invierte en prendas adecuadas y de calidad tanto por sus materiales como por sus buenos resultados y su mayor capacidad de sujeción. Recuerda que llevar la lencería adecuada que realce como debe tus curvas será la base de tu aspecto físico.

 

Si sigues teniendo dudas en Inimar queremos ayudarte así que puedes escribirnos un comentario y te contestaremos lo antes posible, o bien como ya sabes, siempre nos puedes llamar a nuestro teléfono 971-42-41-77 o escribirnos al correo atencioncliente@inimar.com. ¡Cómo tú prefieras!